jueves, 25 de junio de 2015

DUERME MI NIÑO



Mi niño hermoso, duerme mi bien,
debo cubrirte, taparte bien
Estás muy quieto mi dulce amor
¿No sientes nada mi adoración?
No abres lo ojos y no te mueves
Ven a besarme, por compasión.
                                            
Entra tu padre a la habitación
Llora gritando, se abraza a ti
Te aprieta fuerte, contra su pecho
Su rostro, en llanto, está deshecho.
Abres los ojos, al fin mi niño
Lloras jadeando pegado a él.

Quiero acercarme a consolarlos
Mi hijo me mira, horrorizado
Aun la cuerda, me cuelga al cuello
Aun mi lengua, cuelga babeando
Aun de la viga, estoy colgando.